40.000 Brazadas Solidarias

40.000 Brazadas Solidarias nace de la inquietud de un grupo de deportistas jienenses y de su deseo de aportar su grano de arena dentro de sus posibilidades a un programa de acciones ejemplar como el que es el de la Fundación Vicente Ferrer. A esta iniciativa se le une la empresa SOFTWARE DELSOL, motivada por la pertenencia en su plantilla de uno de estos deportistas y enmarcada en la serie de acciones de responsabilidad que llevará a cabo durante el ejercicio 2017.

Objetivo

El objetivo de esta acción es la de aportar a la Fundación Vicente Ferrer el importe necesario para ejecutar por completo el proyecto de construcción de ocho viviendas adaptadas para otras tantas familias del área de Gorantla en la India.

El Evento

El próximo mes de octubre de 2017, los cuatro componentes de Jaén Cruza el Estrecho, pretenden realizar la hazaña de cruzar a nado el estrecho de Gibraltar para unir sus dos costas, desde la punta de Tarifa hasta el continente africano. Esta actuación precisa una preparación física importante, y no está exenta de cierto riesgo ya que en el cruce influyen muchos factores: la temperatura del agua, la niebla, el tráfico marítimo… La distancia más corta entre las dos orillas es de 14,4 kilómetros pero las fuertes corrientes en la zona pueden hacer que realicen entre 18 y 22 kilómetros con una duración estimada entre 4 y 8 horas. La travesía no puede tener una fecha exacta, ya que las condiciones climáticas del estrecho no lo permiten.

Antecedentes

Justificación

En la India sigue muy extendida la creencia de que las discapacidades, sean físicas o psíquicas, son el resultado de un “karma” o mal acto realizado en vidas anteriores.

Las personas que sufren algún tipo de discapacidad acostumbran a ser una carga familiar: por un lado, debido a esa creencia, la familia suele ocultar la discapacidad y tiende a ignorar a esa persona; por otro lado, al no poder contribuir a la economía del hogar como el resto de los miembros, suelen ser arrinconadas, careciendo de los derechos más elementales. En particular, las mujeres discapacitadas sufren una doble exclusión social, por ser mujer y por ser discapacitada.

Desde que en 1987 la Fundación empezó a trabajar en el programa de personas con discapacidad, se han llevado a cabo diversas actuaciones, entre las que cabe destacar la construcción de viviendas adaptadas, la creación de centros de educación especial para niñas y niños con minusvalías físicas o psíquicas, la integración de niñas y niños con minusvalía en colegios de educación primaria, la concesión de microcréditos para realizar actividades productivas o la realización de talleres de elaboración de prótesis, gestionado y desarrollado por las propias personas discapacitadas.

Tanto la comunidad de los intocables como los grupos tribales, sectores empobrecidos y otras castas socialmente discriminadas viven en cabañas alejadas de las castas altas y apartadas de los escasos servicios públicos ofrecidos por el gobierno.

Su situación dentro del esquema social les obliga siempre a estar un paso atrás respecto a las demás castas, por lo que suelen vivir al lado de las carreteras, y en condiciones muy poco favorables. Con la idea de hacer frente a esta situación, desde la FVF se empezó a trabajar en el sector de construcción de viviendas, para conseguir dignificar y mejorar la calidad de vida de todas estas personas.

Adicionalmente, las personas que padecen alguna discapacidad sufren una marginación social añadida, por lo que disponer de una vivienda contribuye a otorgarles dignidad, identidad, valor y respeto.

La nueva vivienda pasa a ser propiedad de la persona con discapacidad, de modo que se refuerza su papel en la sociedad rural y se mejora su autoestima.

Las viviendas adaptadas son un resguardo eficaz ante las lluvias monzónicas de los meses de junio a octubre, un refugio frente el intenso calor de las épocas premonzónicas gracias al porche del que disponen, y una protección contra las picaduras de animales peligrosos como serpientes y escorpiones.

Beneficiario final

El programa de viviendas adaptadas se desarrolla con la implicación activa de toda la comunidad y con el respaldo técnico y financiero de los especialistas de RDT/WDT. Además, es la propia comunidad quien se reúne para identificar y seleccionar cuáles van a ser las familias beneficiarias del proyecto.

La participación de los beneficiarios en la construcción de las viviendas que más tarde serán de su propiedad persigue el objetivo de potenciar el sentimiento de responsabilidad entre una comunidad profundamente condicionada por la discriminación.

Este proyecto beneficiará a 8 familias del área de Gorantla

 

Descripción técnica

Con este proyecto se procederá a la construcción de una colonia de 8 viviendas adaptadas para personas con discapacidad situada en el área de Gorantla, en la región de Kadiri. Sus beneficiarios son personas con minusvalías que viven en la calle o que no disponen de una vivienda con condiciones de higiene y seguridad decuadas.

Las viviendas que se construyen se adecuan a las costumbres y los materiales disponibles de la zona. Así pues, tanto el tamaño como la forma de construcción quedan en armonía con su entorno.

Se trata de casas sencillas, con una única sala que hace las veces de cocina y estancia. Todas las casas cuentan con un porche elevado y protegido por una cubierta de bambú (ver planos vivienda).

Las viviendas para personas con discapacidad disponen además de baño, y adicionalmente, en función de la minusvalía, de rampa frente al porche para facilitar el acceso a la casa.

Para las personas con discapacidad la posesión de una vivienda sólida es, ante todo, un requisito imprescindible para lograr su integración social, poniendo fin a su situación de dependencia y marginación, tanto por la comunidad como por la familia.

Llámame gratis
+
Llámame